Modelo de planificación de un viaje a Barcelona en tres días

Para empezar el primer día no estaría mal que te lo plantearas como la visita más cultural a la parte modernista de la ciudad, por supuesto comenzando por la indispensable visita al templo de la Sagrada Familia de Antonio Gaudí, inacabada, se espera que se pueda dar por finalizada (si la crisis lo permite) para el año 2025. Un consejo que te damos, compra los billetes para la visita por internet adelantándose al evento, porque luego allí puedes perder mucho tiempo en las taquillas para acceder al interior.

Otra visita obligada es la visita al Park Güell, también del arquitecto Gaudí, que en un principio iba a ser una urbanización privada pero merced a la belleza y espectacularidad que derrochan los jardines han sido declarados como parque público. Desde la plaza más amplia y principal del parque se tiene una panorámica privilegiada de la ciudad Condal. Por supuesto, no te dejes en la visita la escalera de dragón gaudiniano.

Para el segundo día deberías visitar el casco antiguo, empezando siempre en la Catedral que se sitúa en el barrio gótico. También deberías visitar la ruta de la Barcelona romana que comienza en el recinto amurallado, y para acabar llegando a las Ramblas de Barcelona, una de las avenidas más famosas de España.

Es de obligatorio cumplimiento también la visita a la iglesia de Santa María del Mar, construida en el siglo XIV por las personas más humildes de la ciudad que trabajaban en el Puerto. Además, muy cerca de esta construcción se encuentra el Museo Picasso, en el que podrás admirar uno de los cuadros más famosos como es su representación de las meninas de Velázquez.

Para el último día deberías acudir a los barrios más populares de la ciudad, refiriéndonos por supuesto al barrio de la Barceloneta y el barrio de Gràcia, déjate envolver por el ambiente y las gentes de las calles más antiguas de Barcelona.